El Instituto Catalán de Evaluación de Políticas Públicas ha realizado un examen sobre los impuestos propios de Cataluña, analizando su impacto en la ciudadanía

Imagen relacionada de evaluacion impuestos cataluna

En Cataluña, el Govern ha llevado a cabo un análisis de los efectos de los siguientes impuestos propios: las estancias en establecimientos turísticos, el impuesto sobre viviendas vacías y el impuesto que grava la aviación comercial.

La evaluación ha sido realizada por el Instituto Catalán de Evaluación de Políticas Públicas (Ivàlua) con el objetivo de informar a la ciudadanía y, en caso necesario, implementar medidas correctivas si se detectan desigualdades o impactos negativos.

Impuesto sobre las estancias en establecimientos turísticos

Según el análisis realizado para el período 2012-2019, se ha determinado que la implementación de este impuesto no ha tenido un efecto significativo en la demanda turística en Cataluña, ni en las marcas turísticas de Barcelona, Costa Brava y Costa Daurada.

Se recomienda evaluar en el futuro la utilización de los recursos obtenidos por este impuesto para potenciar la competitividad y sostenibilidad del turismo en la región.

Impuesto sobre las viviendas vacías


El estudio ha concluido que la introducción de este tributo no ha tenido impacto en la cantidad de viviendas vacías ni en el precio de alquiler.

Aunque se ha observado un ligero aumento en la movilización de viviendas hacia el alquiler asequible, los resultados no son estadísticamente significativos.

Se han identificado posibles mejoras en el registro de datos de viviendas vacías y en las bases de datos existentes.

Impuesto sobre la emisión de óxidos de nitrógeno por la aviación comercial

La evaluación ha determinado que este impuesto no ha influenciado la cantidad de vuelos ni el uso de aviones menos contaminantes, ya que el coste adicional para las aerolíneas es bajo en comparación con las tasas de operación en el aeropuerto de Barcelona El Prat Josep Tarradellas.

Se sugiere aumentar el tipo impositivo para mejorar la efectividad del impuesto sin perjudicar la posición de El Prat con respecto a otros aeropuertos de gran tamaño.