El consejero de Vivienda y Agenda Urbana en Euskadi habla sobre los retos y medidas para el sector de la vivienda en la región.

Imagen relacionada de desafios en el sector de la vivienda en euskadi

En Euskadi, el consejero de Vivienda y Agenda Urbana, Denis Itxaso, ha destacado en una reciente entrevista que el tema de la vivienda es un desafío importante que impacta en la vida cotidiana de las personas y en la emancipación de los jóvenes.

Señaló la necesidad de involucrar a los diferentes niveles de la administración, así como a agentes sociales, económicos, académicos y profesionales del sector de la construcción.

Itxaso tiene previsto convocar a los agentes firmantes del Pacto Social por la Vivienda en Euskadi, firmado en 2022, con el objetivo de buscar una respuesta conjunta ante el desafío de la vivienda en la comunidad autónoma.

Entre las acciones propuestas se encuentra la construcción de 7.000 viviendas públicas en alquiler durante esta legislatura, así como la posibilidad de adquirir viviendas en el mercado libre para aumentar el parque de viviendas en régimen de alquiler protegido.

Además, se brindará apoyo a los municipios que deseen convertir locales vacíos en viviendas.

En relación a las medidas anunciadas por la ministra de Vivienda, Isabel Rodríguez, para regular las viviendas turísticas, Itxaso ha respaldado las reformas legales propuestas y la creación de un registro común a nivel estatal.


En cuanto al recurso presentado por el Gobierno Vasco a la Ley por el Derecho a la Vivienda estatal, el consejero ha expresado que acatarán la decisión del Tribunal Constitucional.

En definitiva, se busca garantizar la función social de la vivienda y abordar los desafíos presentes en el sector.

El precio promedio de venta de una vivienda en Euskadi en 2022 fue de alrededor de 300.000 euros, lo que representa un aumento del 8% respecto al año anterior.

En cuanto al alquiler, el costo medio mensual de un piso de 80m2 en una zona céntrica de una ciudad como Bilbao es de unos 1.200 euros.

Estos precios se han visto afectados por la creciente demanda de viviendas en la región, especialmente en las zonas urbanas más populares.

Es necesario implementar medidas efectivas para garantizar el acceso a una vivienda digna y asequible para todos los ciudadanos en Euskadi.