La consejera de Justicia y Derechos Humanos del Gobierno vasco, María Jesús San José, ha participado en la inauguración de la exposición 'Rolando 2:15-2:45. 50 años de la primera masacre de ETA', reivindicando la importancia de recordar para evitar la justificación de la violencia en el futuro.

Imagen relacionada de exposicion euskadi memoria violencia rechazo terrorismo

En Euskadi, Reivindica la memoria de la matanza como base para que nadie encuentre en el futuro ninguna justificación de la violencia

La consejera de Justicia y Derechos Humanos del Gobierno vasco, María Jesús San José, ha participado este mediodía en la inauguración la exposición 'Rolando 2:15-2:45. 50 años de la primera masacre de ETA', organizada por el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, con una reivindicación de la memoria para que nadie encuentre en el futuro justificación ninguna de la violencia, porque Euskadi 'no está definitivamente vacunada'. 'Lo hemos visto la semana pasada, cuando el consejero de Seguridad fue recibido con pintadas amenazantes absolutamente inaceptables.

Lo hemos visto cuando un menor simula disparar contra un cabezudo que representaba a un Guardia Civil.

Y nos preguntamos cuánto odio queda escondido en los hogares y cómo debemos atajarlo.

Sólo si lo recordamos y lo reconocemos, si incorporamos la voz de las propias víctimas, sentaremos las bases para que no se repita, para que nadie encuentre en el futuro una sola justificación ni excusa en la vulneración de un solo derecho humano ni de ninguna forma de terrorismo'. En su primera intervención ante el Centro Memorial desde que es consejera, San José ha reiterado el compromiso de su departamento con una memoria que tiene a las víctimas como referentes y anclada al rigor histórico y a los valores básicos en la construcción de sociedades democráticas que le ganen el terreno al odio, la exclusión o la homogeneidad cultural'. 'Es decir, la construcción de sociedades democráticas frente a la imposición de comunidades estancas', ha resumido.


La consejera ha hecho un repaso de lo que significó el atentado de la calle Correos y el rastro de 13 víctimas mortales y 70 heridas, señalando a la figura de su antiguo colaborador e histórico militante antifranquista, Mikel Unzalu, fallecido hace tres años.

A través de su recuerdo, ha señalado que aquel crimen supuso una reacción, que pesó sobre su conciencia, para admitir lo erróneo del camino de la violencia, 'que incluso durante el franquismo, tampoco antes de ese brutal crimen, nadie debió ser asesinado: ningún torturador, ningún terrorista'. 'Que la dictadura no justificó el terrorismo, el terrorismo no justificó nunca ninguna otra violación de los derechos humanos', ha destacado.

María Jesús San José ha rechazado el silencio frente al terror y ha defendido la necesidad de enfrentarse a ese 'pasado sucio' para conseguir una 'sociedad decente', porque es lo que medirá la calidad de la democracia.

Para ello, ha reivindicado la presencia del dolor de las víctimas y su significado político 'porque fueron asesinadas, heridas, extorsionadas o perseguidas por una organización terrorista que quiso imponer su proyecto político'. Pero también que ETA 'fue obligada a desistir por el sistema democrático'. Un recordatorio, ha indicado la consejera, especialmente necesario ante la extensión de discursos excluyentes que amenazan las bases mismas de la democracia.