La Comunidad de Madrid ha aprobado una modificación en el Programa de Inversión Regional (PIR) para mejorar los procedimientos administrativos y agilizar la financiación de proyectos en coordinación con los consistorios.

Imagen relacionada de modificacion programa inversion regional madrid

La Comunidad de Madrid ha llevado a cabo una modificación en el Programa de Inversión Regional (PIR) con el objetivo de mejorar los procedimientos administrativos y agilizar la financiación de proyectos en coordinación con los consistorios.

Esta medida permitirá que los municipios puedan recibir de manera más rápida la financiación necesaria para llevar a cabo sus proyectos de infraestructuras y servicios públicos.

Entre las principales novedades de esta modificación se encuentra la posibilidad de adquirir terrenos, edificaciones y otros inmuebles con cargo al PIR para destinarlos a viviendas con protección pública para alquiler.

Además, se ha introducido la flexibilización en las gestiones para actualizar o dar de alta una obra en el sistema, eliminando la necesidad de aprobar un plan anual de gestión de subvenciones de inversión.

Otra de las mejoras incluidas en esta modificación es la posibilidad de que los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes puedan elegir la forma de tramitar cada obra, así como la gestión directa de las actuaciones de suministro que no superen los 100.000 euros.


Todo ello con el objetivo de dotar a los consistorios de mayor seguridad jurídica y agilizar los procesos administrativos.

El Programa de Inversión Regional es fundamental en la colaboración económica para la realización de obras y servicios de competencia local en la Comunidad de Madrid.

Con una dotación de 1.000 millones de euros, este programa cuenta con la mayor asignación presupuestaria de su historia, lo que permitirá impulsar el desarrollo de infraestructuras y servicios públicos en la región.

La modificación del PIR es un paso importante para facilitar la ejecución de proyectos de interés público en Madrid, garantizando una mayor agilidad en los trámites administrativos y una mejora en la coordinación entre la Comunidad de Madrid y los municipios.